top of page
  • Foto del escritorJoselyn Silva

Cosas que no debes decirle a alguien con enfermedades crónicas Pt. I





¡Albricias! Aún no muero.


Llevo un mes más o menos en cama por culpa del dolor y el cansancio. Apenas esta semana empecé a revivir y eso porque la semana pasada el algólogo me hizo otro bloqueo, del que hablaré en otra entrada. Gracias a él el dolor se redujo considerablemente y hasta estoy de mejor ánimo. Aún estoy poniéndome al corriente de muchas cosas, entre ellas responder varios mensajes, pero honestamente para algunos no tengo ganas.


Quería escribir de este tema, cosas que no debes decirle a unx enfermx crónicx, desde hace bastante. Y es que es sumamente frustrante que la gente repita estos discursos. Sé que a veces no lo hacen con mala intención y es más por ignorancia, pero ah cómo molestan, más cuando vienen de gente querida.


Si hallas aquí cosas que tú dices, re-piénsalo. No nos ayudas (aunque creas que sí); al contrario, nos haces sentir peor. Y no es un ataque, es mostrarte este lado de la moneda, para que veas y sepas lo que pueden significar las palabras que nos dices.


El más común y el que hace que gritemos internamente es el famoso "échale ganas".


A ver, gente, a NADIE le gusta estar enfermo. NADIE. Si pudiéramos deshacernos de las enfermedades con un gesto de la mano, lo haríamos. Hacemos lo que podemos para SOBREVIVIR y tener una vida más o menos digna; tampoco es que no hagamos nada, pero hay cosas que no están en nuestras manos. Yo no puedo controlar cuánto se inflaman mis articulaciones o lo sensibles que están las fibras pequeñas de mis nervios; tampoco puedo decirle a mi tiroides qué hacer o bajar las enzimas del páncreas como si bajara el volumen de la música. ¡Ojalá fuera así! Entonces, es ABSURDO que me digas que le eche ganas. ¿Qué más quieres que haga?


Quizá pienses en el estado de ánimo y que eso sí lo puedo trabajar. Vale, llegamos a otro punto.


Por el cielo, les dioses, las estrellas o lo que se te dé la gana creer, NO ME DIGAS QUE NO ME DEPRIMA, que no esté triste, que enfrente las cosas con mi mejor cara, que vea lo positivo, que sonría... De verdad, no lo hagas. No sabes lo que siento en mi cuerpo y lo que pasa por mi mente y mi espíritu. No sabes de las noches de insomnio, de los miedos, los momentos de ira, de frustración; no conoces todo el camino que he recorrido de médico en médico, de tratamiento en tratamiento, con mil estudios de todo tipo... Tampoco sabes de las veces que he pensado en la muerte, temiéndole y deséandola a partes iguales. No sabes que hubo momentos donde creí que no llegaría a determinada edad. No tienes una idea de lo que es para mí tener que abandonar muchos sueños porque son imposibles de realizar en mi condición. Y podría seguirle.


Además, la depresión ES UNA ENFERMEDAD. No le puedo pedir a mi cerebro que genere más serotonina ni controlar cómo opera química y eléctricamente. No puedo sacudirme la depresión y pegarme una sonrisa en la cara, haciendo como que no pasa nada. Por eso escribo aquí, por eso uso mis redes sociales como blog a veces, para que veas/n esta cara que nadie ver.


Cierto, hay herramientas para ayudar a los procesos terapéuticos y farmacológicos, pero no por ello la depresión se va a ir de un día para otro. Y si quiero tirarme un día y no saber de nada ni de nadie, lo voy a hacer, porque sé que mi ser lo necesita; ya después me incorporaré y caminaré a mi ritmo.


Siguiente frase que nos purga: "hay personas peor que tú/ en peor estado que tú".


¿Acaso debería sentirme mejor...? A ver, puedo empatizar con aquellos que la pasan mal o peor que yo, pero su estado no invalida el mío. Me ha llevado tiempo entender esto. Por favor ten cuidado: puedes tirarnos con esta frase. Puedes llevarnos a creer que lo nuestro no importa, que somos poca cosa, que no merecemos atención, que lo fingimos, que mejor no levantemos la voz, etcétera.


Seguimos con la positividad tóxica.


Sé (o quiero creer, por mi propia salud mental) que dices frases como las siguientes de manera inocente y realmente pensando lo mejor para mí, pero, como las demás, me hundes y me haces sentir pésimo.


"Que te mejores pronto"

"Que te cures pronto"

"Vas a recuperarte y andar como si nada"

"Se te va a pasar"

"Todo pasa por algo"

"Pídele a dios que te cure"

"Todo tiene un lado positivo; búscalo"

"Si sonríes, la vida te sonríe"

"Es mejor si lo enfrentas con buena cara"

"O sea, si estás mal, pero mira todo lo bueno que tienes: familia, casa, etc, etc, etc"

"Debes estar agradecida"

"Debes tener una actitud positiva si quieres curarte"


NO, NO, NO, y NO.


A ver: mis enfermedades son crónicas, degenerativas, progresivas e incurables. No me voy a curar. Algunas y solo algunas pueden entrar en remisión, pero de la nada se activan y otra vez es un lío. Todo esto no se va a ir jamás; son compañeros de vida y van a estar conmigo hasta el día en que me muera. No importa cuánto rece, cuántas mandas haga, cuántos doctores vea, cuántos tratamientos tome... Pueden mejorar y puedo estar estable días, semanas o meses, pero en cualquier momento ocurre un brote y kaput.


Ligado a la última frase, NO, MIS ENFERMEDADES NO SON CAUSADAS POR RENCORES, MIEDOS O TRISTEZAS GUARDADOS. El ejemplo más común es decir que el cáncer es provocado por rencores almacenados. Y así te dicen mil cosas: que la tristeza causa dolor de estómago, que tienes dolor de garganta por cosas que no dijiste, que te duelen las piernas porque yo qué sé. A ver, sí, los estados de ánimo afectan al cuerpo porque todo está interconectado, pero no es como que por mantener un enojo se joda mi tiroides. No funciona así. Es más del tipo si me estreso, se me contractura la espalda; a otros les da gripa nerviosa o les pega en el estómago, colon, cabeza, etc.


Si crees en ello, esa ¿psicomagia?, por favor aléjate de mí. No te quiero ni te necesito cerca.


Next.


Suficiente culpa cargo todos los días como para que vengas y me digas que (otra vez) "le eche ganas, que mamá está muy angustiada y debo de poner de mi parte para ayudarla", que "no le haga eso a mi mamá/ mi familia", que "le eche ganas por ellos" y similares. Vato, morra o quien seas: ¿de verdad crees que hago todo esto por gusto y para joder a mi familia nuclear? ¡¿De verdad?! ¿En serio crees que exagero o que no hago lo suficiente para ayudarlos o que...? ¿Qué carajo piensas? Por respeto a tu madre santa no te digo nada, pero no jodas. Si te preocupan ellos, TÚ HAZ ALGO POR ELLOS.


Hay muchas formas en las que puedes ayudar. Eso lo comentaré en otra entrada de este blog.


Existen más frases y cosas que no debes decirle a alguien con enfermedades crónicas, pero lo dejo para la segunda parte porque ya me cansé. Pese al bloqueo aún hay dolor y mi cuerpo demanda que me tire por ahí.


Sigo peléandome con Wix para que deje poner comentarios sin que se registren, pero meh, me pide usar otra aplicación y hacer cosas que aún no están disponibles en esta área. Espero que pronto se resuelva.


Les mando buena vibra.


Jos





138 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page